El Piscinão de Ramos, un estanque gigante que atrae más gente que las playas de Río de Janeiro
Viernes 24.02.17
Ciudad de Buenos Aires
22.9°
22.9°
96%
Brasil
El Piscinão de Ramos, un estanque gigante que atrae más gente que las playas de Río de Janeiro

A pesar de la belleza del paisaje natural, los habitantes de Río de Janeiro disfrutan de bañarse en esta laguna artificial rodeada de arena y emplazada en el barrio de Maré, en la zona norte de la ciudad; conocela

Foto
Multimedia

A pesar de la belleza del paisaje natural, los habitantes de Río de Janeiro disfrutan de bañarse en esta laguna artificial rodeada de arena y emplazada en el barrio de Maré, en la zona norte de la ciudad; conocela

El Parque Ambiental da Praia de Ramos Carlos Roberto de Oliveira Dicró, popularmente conocido como "piscinão de Ramos", es un área recreativa que consiste en una playa de arenas artificiales alrededor de una gigante laguna de agua salada, instalada en el barrio Maré, en el norte de Río de Janeiro. 

Inaugurada en 2001 bajo el mandato del alcalde César Maia, esta pileta enorme es frecuentada por miles de turistas locales y vecinos del barrio, que aprovechan a refrescarse del sofocante clima de la ciudad.

Allí la clase trabajadora disfruta del agua y la arena sin la necesidad de trasladarse a las exclusivas playas de Ipanema o Copacabana. "Es un lugar de alegría", dice a la agencia Reuters Moacyr Dos Santos, de 35 años, que trae su propia comida y bebida para pasar el día. "Acá nadie tiene mucha plata, pero lo que no falta es alegría. Todo es muy relajado", cuenta.

El piscinão es administrado por varias agencias municipales que se encargan, entre otras cosas, del filtrado y tratamiento de los 30 millones de litros de agua que son bombeados desde la adyacente Bahía de Guanabara.

Allí se junta público de todas las edades, desde jubilados a niños, pasando por jóvenes que van en grupos de amigos. Mientras que las playas más ricas de Rio suelen ser el blanco de los carteristas y de los llamados "arrastoes", arrebatadores y "pungas" que operan en grupo, en el "piscinao" nunca pasa nada, a pesar de estar emplazado en medio de uno de los barrios más violentos e inseguros de la ciudad.

Un verdadero oasis para los trabajadores de Río, que no cambian esta laguna artificial por ninguna playa, aunque sea mundialmente famosa.

Martes 14 de Febrero de 2017