Conversaciones de Trump del 6 de enero: los fiscales se preparan para la batalla judicial para que los exfuncionarios de la Casa Blanca testifiquen

El privilegio ejecutivo que los fiscales esperan del expresidente está en entredicho a medida que la investigación penal se adentra más en las filas de los funcionarios que han tenido contacto directo con funcionarios de la Casa Blanca para proteger cierta información de un gran jurado federal. Triunfo.

Una pelea en la corte del privilegio ejecutivo colocaría inmediatamente la investigación del Departamento de Justicia en una posición más agresiva que la pesquisa de Mueller, una investigación criminal clave de varios años sobre Trump como presidente. Finalmente no fue acusado.

Ante la insólita situación de enjuiciar a un expresidente por acciones realizadas durante su mandato, enfrentar el tema del privilegio refleja la preocupación que está tomando el poder judicial. Eso podría generar una de las primeras batallas judiciales importantes sobre la separación de poderes en el juicio penal del 6 de enero.

Exasesores de Pence testifican

El intento de Trump de mantener el secreto se produjo más recientemente en el testimonio del gran jurado federal marcar corto y Greg Jacobs, un colaborador cercano del exvicepresidente Mike Pence.

Antes de su reciente testimonio ante el gran jurado, los fiscales, junto con los abogados de Short y Jacobs, describieron algunas preguntas que evitarían para evitar posibles problemas de privilegios, y People dijo que fueron informados sobre el asunto, con la expectativa de que regresarían a esas preguntas. luego.

Merrick Garland no ha descartado acusar a Trump y otros en la audiencia del 6 de enero.

Ninguno de los dos respondió preguntas sobre su contacto directo con Trump cuando testificaron en el juicio penal en las últimas semanas, según dos personas familiarizadas con el asunto.

Tanto Short, el ex abogado principal de Pence, como Jacobs, su ex abogado principal, asistieron a una reunión en la Oficina Oval el 4 de enero de 2021 donde Trump presionó a Pence para que aceptara un plan presentado por el abogado John Eastman para bloquear la certificación. Resultados de las elecciones.

A pesar de los problemas de privilegios, los testigos pasaron horas respondiendo preguntas del gran jurado sobre la campaña de presión contra Pence de la que formaba parte Trump, mientras evitaban preguntas directas sobre el expresidente, según personas informadas sobre el asunto.

Las preguntas de los fiscales indicaron que los investigadores se estaban concentrando en el papel de Trump y Eastman, el abogado de Trump Rudy Giuliani y otros en un esquema más amplio para bloquear la certificación de los resultados electorales y organizar votantes falsos para mantener a Trump. Permaneció en el cargo a pesar de perder las elecciones, según Interpretación del Pueblo.

Hasta ahora, el enfoque de Jacob y Short ha sido con el poder judicial. Según lo que hicieron Evitó responder algunas preguntas sobre lo que dijo Trump el 6 de enero, según una fuente del Comité Selecto de la Cámara.
El panel del 6 de enero amplía su interés en usar la Enmienda 25 contra Trump con Mnuchin y otras entrevistas del gabinete.

El alcance del privilegio ejecutivo del expresidente para proteger el testimonio en una investigación criminal sigue siendo una ley sin resolver, y los funcionarios del Departamento de Justicia esperan que Trump intente corroborar sus afirmaciones en una audiencia del Comité Selecto de la Cámara de Representantes el 6 de enero.

Y claramente, dado el privilegio y las barreras para acceder a otros testigos, los fiscales aún se encuentran en las primeras etapas de la investigación de cualquier papel directo de Trump. Los fiscales parecen estar más involucrados en su investigación sobre los asociados de Trump que planearon el plan para mantenerlo en el cargo, dijeron las personas.

Short está representado por el destacado abogado de Washington Emmett Flood.

Un abogado de Flood and Jacobs se negó a comentar para esta historia. Un abogado que maneja asuntos de privilegios para Trump no respondió a las preguntas de CNN el jueves.

Anteriormente, los tribunales fallaron en contra de los esfuerzos de Trump para proteger sus documentos de la Casa Blanca para que no fueran entregados al Comité Selecto de la Cámara.

La administración de Biden optó en gran medida por no presionar los reclamos de privilegios el 6 de enero, lo que hizo que los reclamos de Trump como expresidente fueran más débiles de lo que habrían sido si todavía estuviera en el cargo.

Si se lleva a cabo otra batalla judicial sobre los procedimientos del gran jurado del 6 de enero para investigar a Trump, los funcionarios que supervisan la investigación creen que el Departamento de Justicia tiene una gran posibilidad de ganar esa batalla.

Los tribunales generalmente encuentran que los reclamos de privilegios ejecutivos se resuelven más fácilmente en investigaciones criminales que en investigaciones del Congreso.

Intentos anteriores de perforar el privilegio ejecutivo

En 1974, la Corte Suprema dictaminó publicar las cintas de Watergate durante la destitución del entonces presidente Richard Nixon, a pesar de una orden ejecutiva presidencial, un fallo histórico que aceleró la presidencia de Nixon.

Y durante la administración Clinton, un tribunal federal de apelaciones en DC falló varias veces en contra de los privilegios ejecutivos, y lo hizo con relativa rapidez. La Corte Suprema no se interpuso en el camino de los investigadores criminales entonces.

El exabogado de la Casa Blanca, Neil Eccleston, dijo esta semana que «creo que al Departamento de Justicia le resultará fácil ganar esto» si surge un problema con Trump tratando de bloquear la investigación del Departamento de Justicia. Eccleston argumentó cuestiones de privilegios en los tribunales en nombre de la Casa Blanca en la década de 1990.

«Sucederá en días. No tomará mucho tiempo», agregó Eggleston.

Eccleston describió el fallo de Nixon como una prueba de equilibrio que los jueces deben aplicar, donde la necesidad de confidencialidad del presidente a menudo es insuficiente para superar las demandas de una investigación del gran jurado federal.

La investigación sobre Clinton, dirigida por el entonces fiscal especial Kenneth Starr, terminó a favor del Departamento de Justicia menos de cinco meses después de que la administración Clinton esperaba mantenerlo en secreto de la oficina del abogado de la Casa Blanca. Y una investigación criminal separada sobre un miembro del gabinete de Clinton, donde los investigadores revisaron documentos y tardaron dos años en llegar a un veredicto final.

En los últimos meses, en el caso de los Archivos Nacionales de Trump contra los investigadores de la Cámara, la Corte Suprema resolvió la disputa en tres meses.

Esta historia ha sido actualizada con detalles adicionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.